PERDÓN

septiembre 2, 2016 10:51 am

¿Qué es el Perdón?

Es la remisión de una obligación pendiente, de una ofensa o falta, al mismo tiempo es una decisión, una actitud y un proceso que ofrecemos y aceptamos. Muchos dicen que es un valor que regalas a los demás o a ti mismo, ya que beneficia, libera y permite desarrollar todo nuestro potencial.

¿Qué beneficios trae practicar este valor?

Practicar el perdón permite que te des a los demás y compartas, te hace más amable, generoso y solidario; las personas que suelen perdonar fácilmente tienen una actitud positiva ante la vida y suelen alcanzar sus metas, ya que el perdón siempre ofrece un nuevo comienzo para quien lo ofrece y para quien lo recibe, al mismo tiempo crea una cultura de paz y de no violencia. Gracias a este valor, los seres humanos podemos vivir juntos a pesar de las diferencias.

¿Qué sucede cuando no perdonamos?

No perdonar alguna ofensa nos limita y nos genera sufrimiento ya que con el tiempo nuestro rencor crece y las relaciones se hacen más conflictivas.

¿El perdón solo se ofrece a los demás o también podemos ofrecérnoslo a nosotros mismos?

El perdón también podemos ofrecérnoslo a nosotros mismos, ya que en ocasiones tenemos ofensas o faltas que nos hacen sentir culpa, cuando no nos perdonamos a nosotros mismos, nos negamos de cosas buenas y cuanto más cosas nos neguemos, menos tendremos para dar a los demás, es por ello que decimos, que del perdón nos beneficiamos todos, cuando te perdonas permites entrar más bien a tu vida y tienes más para compartir con los que te rodean.

¿El perdón nos hace ver que no somos perfecto?

Así es, ya que el perdón nos permite entender que todo ser humano comete errores y que estos son oportunidades para crecer, hacer conciencia de nuestros actos y desarrollar la compasión

¿El perdón es justificar las malas acciones?

Para nada, perdonar no significa justificar comportamientos negativos, al contrario, el valor del perdón da claridad a nuestras acciones y decisiones, para hacer conciencia y entender lo perjudiciales que éstas pueden llegar a ser. Es por ello que perdonar no significa solo pedir disculpas con la intención de dar por terminado un asunto, si no que el perdón implica reconocer el error y enmendar el daño.

¿El ser orgulloso y no perdonar es sinónimo de poder y respeto?

Hay quienes creen que el enfado o el rencor son sinónimos de poder y dominio, pero en realidad solo reflejan inseguridad y miedo, perdonar requiere de valentía para aceptar lo que sentimos, una persona que sabe pedir y recibir el perdón, es una persona digna de admirarse.

¿Perdonar y pedir perdón nos hace crecer como personas? ¿Por qué? 

Si, ya que perdonar es ver más allá en las otras personas, entender desde donde vienen sus miedos y sus errores, comprender su historia personal, digna de amor y respeto. Perdonar hace que no perdamos de vista la esencia de las personas. El perdón demuestra que podemos estar en desacuerdo con alguien sin retirarle nuestro cariño o respeto.

¿Qué se necesita para vivir el valor del perdón?

Se necesita de sinceridad, reconocer el error y enmendar el daño, una disculpa no basta, ya que se debe hacer conciencia para no repetirlo, es por ello que el perdón es un acto de valentía.

¿Cómo se inculca el valor del perdón?

Enseñar el valor del perdón es enseñar la empatía, la honestidad y el sentido de responsabilidad; hay que empezar sabiendo respetar límites, traspasarlos amerita pedir disculpas.

¿Un perdón puede ser obligado?

El perdón no puede ser obligado, ya que todos somos libres para sentir indignación o furia, además para que el perdón sea auténtico debe salir del interior de cada quien, es por ello que es uno de los valores más difíciles de vivir.